DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad).

Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

La degeneración macular por la edad (DMAE) es causada por daño en los vasos sanguíneos que irrigan la mácula y este cambio (daño) en esos vasos sanguíneos, también daña dicha mácula.

Existen dos tipos de degeneración macular por la edad:

  • La DMAE seca ocurre cuando los vasos sanguíneos bajo la mácula se vuelven delgados y frágiles. Se forman pequeños depósitos amarillos y casi todas las personas con degeneración macular comienzan con la forma seca.
  • La DMAE húmeda ocurre sólo en alrededor del 10% de las personas con degeneración macular. Crecen nuevos vasos anormales y muy frágiles bajo la mácula. Esto se denomina neovascularization coroidea; estos vasos dejan escapar sangre y líquido. Esta forma causa la mayor parte de la pérdida de la visión asociada con la enfermedad y con gran rapidez

Los científicos no están seguros de lo que causa la DME. La enfermedad es poco común antes de los 50 años y con bastante frecuencia se observa en adultos de 75 años o más.

Síntomas

Al principio puede no dar síntomas la enfermedad y a medida que la esta avanza, aparece dificultad en la visión central.

  • SÍNTOMAS DE LA DMAE SECA El síntoma más común en la DMAE seca es la visión central borrosa. Con frecuencia, los objetos en la visión central aparecen distorsionados y opacos y los colores están desvanecidos. Uno puede tener dificultad para leer o ver detalles finos, pero puede ver lo suficientemente bien para caminar o realizar actividades de rutina. A medida que la enfermedad avanza, uno puede necesitar más luz para leer o llevar a cabo las tareas diarias. Una mancha borrosa en el centro de la visión se vuelve gradualmente más grande y más oscura. En las fases tardías, uno puede no ser capaz de reconocer las caras hasta que las personas estén cerca.
  • SÍNTOMAS DE LA DMAE HÚMEDA El síntoma inicial más común de la DME húmeda es que las líneas rectas aparecen torcidas y onduladas. Puede haber una pequeña mancha oscura en el centro de la visión que se vuelve más grande con el tiempo. La pérdida de la visión central puede presentarse muy rápidamente. Si esto ocurre, se necesita urgentemente una evaluación por parte de un oftalmólogo con experiencia en enfermedad retiniana.

Pruebas y exámenes

El oftalmólogo buscará cambios específicos en la mácula y los vasos sanguíneos. 

Otros exámenes que se pueden hacer abarcan:

  • Angiografía con fluoresceína
  • Fotografía del fondo
  • Tomografía de coherencia óptica (OCT)
  • Rejilla de Amsler

Tratamiento

Si usted tiene DMAE seca grave o avanzada, ningún tratamiento puede restablecer la visión.

Si tiene DMAE incipiente y no fuma, una combinación de ciertas vitaminas, antioxidantes y cinc puede evitar el empeoramiento de la enfermedad. Sin embargo, esto no devolverá la visión que ya se haya perdido.

La combinación a menudo se denomina la fórmula "AREDS". Los suplementos recomendados contienen entre otros:

  • 500 miligramos de vitamina C
  • 400 UI (unidades internacionales) de betacaroteno
  • 80 miligramos de cinc
  • 2 miligramos de cobre

Sólo tome esta combinación de medicamentos si el médico la recomienda. Verifique que su médico conozca acerca de otras vitaminas o suplementos que usted esté tomando. Los fumadores NO deben usar este tratamientos con vitamina A.

AREDS también lo puede beneficiar si tiene antecedentes familiares y factores de riesgo para DMAE. Los suplementos luteína y zeaxantina también sirven, aunque no son parte de la fórmula AREDS.

Si usted tiene DMAE húmeda, el médico le puede recomendar los siguientes tratamientos:

  • Cirugía láser (fotocoagulación con láser): un pequeño haz de luz destruye los vasos sanguíneos anormales y permeables.
  • Terapia fotodinámica: una luz activa un fármaco que se inyecta en el cuerpo para destruir los vasos sanguíneos permeables.
  • Medicamentos especiales que impiden la formación de nuevos vasos sanguíneos en el ojo (terapia antiangiogénesis o anti-VEGF): fármacos como bevacizumab (Avastin) y ranibizumab (Lucentis) se inyectan en el ojo. Éste es un proceso indoloro.

Las ayudas (como lentes especiales) y la terapia para visión baja pueden ayudarle a usar la visión que tiene de manera más efectiva y mejorar su calidad de vida.

El control minucioso y frecuente con su oftalmólogo es muy importante.

  • Para la DMAE seca, se debe realizar un examen ocular completo al menos una vez cada seis meses o con más frecuencia si fuese necesario.
  • Las personas que han recibido tratamiento para la DMAE húmeda necesitan revisiones muy frecuentes, quizá mensuales.

En la DMAE, la detección temprana de cambios en la visión es muy importante. Esto lleva a un tratamiento oportuno y con frecuencia, a un mejor desenlace clínico. La mejor manera de detectar cambios es autoevaluándose en el hogar con una rejilla de Amsler. Evalúe individualmente cada ojo con la corrección de la visión que usted normalmente usa para leer. 

En la actualidad y mediante TEST GENÉTICOS  y a partir de una pequeña muestra de saliva, podemos saber si una persona es propensa a sufrir esta enfermedad.

Este TEST GENÉTICO se recomienda a la población general asintomática y a personas con alguno de los siguientes factores de riesgo:

  • Edad
  • Antecedentes familiares de DMAE (herencia)
  • Genética: Existen diferentes polimorfismos asociados a la enfermedad
  • Tabaquismo
  • Sexo: Las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir DMAE
  • Etnia: La población caucásica tiene más posibilidades de padecer DMAE que la raza negra
  • Padecer DMAE en un ojo, aumenta la probabilida de sufrirla en el otro
  • Hipertensión arterial y/o enfermedad cardiovascular
  • Rasgos oculares: Las personas con ojos claros, opacidad del cristalino (catarata), hipermetropía o afaquia (ausencia de cristalino), tienen más posibilidades de padecer DMAE
  • Obesidad
  • Dieta alta en grasas
  • Fumadores