Oftalmología Preventiva

“Detrás de una aparente buena visión, pueden ocultarse graves enfermedades que solo un profesional de la oftalmología puede diagnosticar eficaz y precozmente e instaurar el tratamiento más adecuado”      

Se basa en la Detección Precoz de diferentes Enfermedades oculares que si no se detectan a tiempo, van a causar graves perjuicios visuales, la mayoría de las veces irreversibles, pudiendo conducir a una situación de ceguera, como sucede con el Glaucoma y diferentes Retinopatías, etc.

Esta prevención puede llevarse a cabo en dos grandes grupos:

  1. Niños

Debe realizarse un examen oftalmológico sobre los dos o tres años de edad, en aquellos casos en los que no existan antecedentes familiares de patologías oculares y más precozmente cuando estas existan.

No debemos ignorar que el 21,93% de los niños menores de 6 años ya presentan una diferencia de agudeza visual entre sus dos ojos, lo cual puede desencadenar una Ambliopía (Ojo Vago), y esta a su vez podría provocar una minusvalía visual.

A grandes rasgos y en términos generales es la revisión oftalmológica que se debe realizar en los niños sin antecedentes familiares de patologías visuales, profundizando en otros casos en los que sí existan patologías oculares. Sería interesante la colaboración de los pediatras, los cuales, debieran aconsejar una revisión oftalmológica sobre los dos años de edad, formando parte de la Campaña de Vacunación Infantil.

A los niños se les debe revisar los ojos una vez al año hasta los catorce años, siempre y cuando no existan patologías previas ni antecedentes familiares de patologías oftalomológicas ni defectos de refracción tales como Miopía, Hipermetropía o Astigmatismo.

  1. Adultos

Sin afán de pormenorizar, cuando no haya patologías previas familiares es necesario a partir de los cuarenta años tomar la tensión ocular todos los años, en el caso del Glaucoma.

En el caso de padecer una Diabetes bien controlada debe ser revisado el fondo de ojo anualmente.

En el caso de Hipertensión Arterial, se debe revisar el fondo de ojo una vez al año.

Usted piense que si es capaz de llevar todos los años su coche al taller a una revisión sin que le pase nada a su vehículo, ¿como no va usted a su médico una vez al año para que le revise y detecte diferentes patologías que ignora padecer y cuyo tratamiento va a ser más sencillo y eficaz que si lo hace más tarde?